Toda fotografía requiere de alguna forma de medición de luz.

Yo personalmente prefiero los medidores de luz análogos, cargo uno siempre en mi maleta desde 1995, me recuerda de cuando ser fotógrafo requería de cierto conocimiento, practica y disciplina.

A pesar de que todas las cámaras SLR traen un exposímetro integrado en la cámara , accesible visualmente por el visor, el display de funciones y el display de imágenes, las nuevas generaciones de fotógrafos se han acostumbrado a juzgar sus “negativos” por la imagen que les muestra el display de su cámara casi como una foto finalizada.

Desafortunadamente la calidad de estas mediciones  no están del todo mal, y esto hace –en mi opinión- que los fotógrafos cada vez pierdan (con cada nueva cámara) más la rigurosidad que requiere una buena imagen.

El exposímetro de nuestra cámara puede mostrarnos mediciones desde  -2, al +2; donde el -2 y -1 nos ayudaran a identificar la subexposición, y el +1,+2 la sobreexposición. Y el 0 nos definirá la exposición neutral, gris  medio o gris central. Se le llama gris medio o gris central por que al definirlo, también defines desde donde se aclaran los tonos grises hacia al blanco absoluto y desde donde se oscurecen los tonos grises hacia el negro absoluto.

En la mayoría de las cámaras tienes distintas opciones de exposición que puedes configurar.

No olvides que solo usando bien tu exposímetro lograrás trasmitir correctamente la imagen que TU deseas mostrar y no la que tu cámara casualmente capturó

Share This:

February 8th, 2016 by
Skip to toolbar